Día 2: (Yudanaka) “Because there is a situation when a step is bad, please be careful!”

4:00 AM hora japonesa

Puedes dormir? No, y tu? Tampoco… Nos vamos al Onsen?…… Vale!

Nuestro ryokan tiene un onsen (baño típico japonés) privado abierto 24h, así que allí nos tiramos una hora entera en remojo, evidentemente al volver a la habitación estábamos tan relajados que caemos fritos en nuestro futón hasta las 8:00, ya que a esa hora tenemos que levantarnos porque nuestro primer desayuno japonés nos está esperando.

Una vez con el estómago llenos cogemos las mochilas para encaminarnos al parque de los monos de nieve y cuál es nuestra sorpresa, que la gente del ryokan, no contentos con habernos ido a buscar a la estación de tren, también se ofrece a llevarnos hasta la puerta del parque! (Arigatou gozaimasu!! :D )

Comenzamos a caminar por el bosque, hace bastante rasca, de hecho aún había nieve por algunas zonas. Llegamos a una especie de restaurante al borde de un rio y de repente… Ey, eso de ahí saltando es un mono, no? Seguimos andando y empiezan a salir más y más, están muy cerca de la gente, porque están acostumbrados a nosotros. Al final del camino se llega a una especie de onsen para monos, en el que vemos unos cuantos remojándose dentro. Estos monos sobreviven al frio invierno de la zona gracias al agua caliente, así que se pasan la mitad del día dentro de sus aguas.

Nota: El título de este post está dedicado a un cartel que nos encontramos en mitad del camino para advertir a los excursionistas que vayan con cuidado según caminan. Parece que al traducir del japonés al inglés han copiado palabra por palabra, en lugar de buscar la frase completa xD

Decidimos volver, y además andando, porque creemos que el camino no es muy largo. Evidentemente las apariencias engañan y lo que en coche nos ha parecido un momento andando se hace una eternidad, pero así de esa manera nos podemos meter por el pueblo y curiosear un poco como es la vida de los habitantes de Yudanaka. Acabamos nuestro paseo llegando a una especia de Pagoda con una estatua de Buda.

Llegada otra vez al ryokan para dormir, no sin antes pasarnos otra hora en el onsen :oops: