Día 5: Takayama

Nos levantamos temprano porque hoy toca excursión a Takayama y son 2 horas y pico de tren (glups!), por suerte el viaje no se hace nada aburrido porque el paisaje es impresionante, no hacemos más que pasar por entre las montañas, siguiendo el curso de no sabemos que río. Personalmente me gustó más el viaje en tren que el pueblo en sí :P

Al llegar a Takayama vemos que casi hay más gaijins que japoneses, y es que se ve que es un pueblo bastante turístico. De hecho, mientras caminábamos por la calle principal pensábamos que nos habíamos teletransportado a Benidorm. A izquierda y derecha de esta calle se abren otras con casitas típicas japonesas, todo muy bonito si no fuera porque son tiendas y eso le da un toque a lo Port Aventura…

Nos vamos en busca de las ruinas del castillo de Takayama que están encima de una colina, pero es que no quedaba ni eso, sólo un montón de pedruscos xD, al menos las vistas eran bonitas!

Ruta de los templos

Lo que si nos encanto fue las afueras del pueblo. En la parte alta nos encontramos con un cementerio por el que se podía ir caminando y que te iba llevando de templo en templo. Sorprendentemente no había practicamente turistas por esa zona, es más, estabamos totalmente solos o_O Mejor para nosotros :D

Volvimos otra vez para Nagoya cuando ya anochecía.