Día 3: Matsumoto

Nos despedimos de Yudanaka y de la familia que nos ha acogido en su ryokan y ponemos rumbo a Matsumoto.

El paisaje desde el tren es espectacular porque se ven los alpes japoneses, intentamos sacar fotos pero en ese momento nos damos cuenta de que la cámara no funciona. No sabemos cuál ha sido el motivo, pero el tema es que solo nos permite grabar, así que nos tocará comprar una cámara si o si aquí en Japón.

Llegamos a Matsumoto y nos vamos a ver su castillo. Cuando llegamos se nos cae el alma al suelo, aquello es precioso, y nosotros no tenemos cámara para inmortalizar el momento. Finalmente acabamos pasando con la cámara del móvil y haciendo videos.

Matsumoto-jo

Matsumoto-jo

El recinto es pequeño, por lo que acabamos pronto, así que continuamos hacia Nagoya, que es donde dormiremos las próximas 3 noches.

Cuando llegamos a Nagoya ya era de noche y es cuando nos damos cuenta del cambio entre pueblo y ciudad, no había más que lucecitas por todas partes y ruido y gente y más lucecitas.

Una vez dejamos las cosas en el albergue nos fuimos a dar una vuelta y encontramos un karaoke! Evidentemente no nos lo penamos dos veces y para adentro que vamos. Cuando empezamos a hablar en ingles la chica del karaoke nos mira con cara de susto, total, acabamos diciendo que si a todo y nos da una cestita con unos vasos para la bebida (que te puedes poner la que quieras ^^) y una maquinita rollo PSP toda en japonés que no sabemos para qué diablos sirve. Nos vamos a nuestra salita de karaoke y no somos capaces ni de localizar los micros, así que abordamos a otra chica, que esta vez nos pone cara de pánico y conseguimos que nos ponga aquello en marcha y con el menú en inglés :D

El karaoke genial, solo digo que empezamos cantando Arch Enemy, Helloween… y acabamos con Gunter, así que imaginaos xD