Día 8: Llegada a Kyoto

Como ayer nos pegamos el palizón del siglo hoy decidimos darnos un respiro y levantarnos más tarde para poder descansar (eso quiere decir que nos levantamos a las 9:00 de la mañana en lugar de a las 7:00 … xD). Cogemos todos los trastos y nos vamos a coger el tren dirección Kyoto.

Llegamos al medio día, y después de equivocarnos de salida en la estación de Kyoto y por tanto tener que dar una vuelta del copón, conseguimos llegar al albergue que será nuestra base de operaciones durante la próxima semana (seeehhh! No más maleta a cuestaaaaas! No más taquillaaaaas!)

Una vez hemos dejado todos los bartulos decidimos irnos a inspeccionar la zona de la estación de Kyoto que es donde está nuestro albergue. Lo primero que hacemos es ir a dos templos (Higashi y Nishi hongan-ji) que son la sede de dos ramas de la escuela Jodo Shin-shu. Sin palabras, son los dos primeros templos a los que podemos acceder al interior y la verdad es que no defraudan. Asombra ver a la gente tan devota.

Nishi Hongan-ji

Nishi Hongan-ji

Interior Higashi Hongan-ji

Interior Higashi Hongan-ji

 

Higashi Hongan-ji

Después nos dirigimos hacia la estación de Kyoto, que es en si misma un monumento futurista. Desde la planta superior se tienen unas vistas espectaculares de la ciudad y por supuesto también de la torre de Kyoto.

Estación Tokyo

Estación Kyoto

Esa noche nos recomiendan que vayamos a un restaurante cerca del albergue y probamos los makis de anguila y pepino… Mmmmmm! A parte de eso también nos traen pollo teriyaki, sopa de miso, arroz (por supuesto, acaso lo dudabais?) y un montón de cosas indefinidas pero que están  increiblemente buenas.

Y con esto y un bizcocho, nos fuimos a dormir, que el día siguiente iba a ser movidito ^^