Día 18: Museo Ghibli + Shinjuku

Esta mañana nos hemos acercado a Mitaka para visitar el museo Ghibli. Las entradas ya las habíamos comprado con antelación porque si no es prácticamente imposible comprarlas mientras estás por Japón. En cuanto hemos llegado a la estación hemos descubierto que el camino estaba muy bien indicado ;)

Señal museo Ghibli

Señal museo Ghibli

El mismísimo Totoro nos estaba esperando en la taquilla!

La primera sorpresa ha sido comprobar que la entrada eran tres fotogramas de una de las películas del estudio…wow, voy a guardarla como oro en paño!

El museo está cuidado hasta el más mínimo detalle, hemos alucinado con las vidrieras…No hemos sacado fotos del interior porque no está permitido, pero aquí podéis echarle un ojo a las que circulan por internet.

Con la entrada también tienes derecho a un pase de un corto inédito. El que hemos podido ver hoy trataba la temática habitual: respeto por la naturaleza y filosofía shinto.

La tienda me ha parecido bastante cara, así que mañana que tenemos pensado aterrizar por Shibuya, intentaré hacerme con un mega-Totoro :D

Después del museo nos hemos pasado por Shinjuku para visitar un poco la zona. Hemos subido a la torre norte del edificio del gobierno metropolitano de Tokyo: ¡vaya vistas! :P

Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokyo

Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokyo

Toda la zona está plagada de rascacielos sobre los 200 a 300 y pico metros de altura, pero hemos alucinado con otro de los edificios que se vislumbraba en el horizonte: el Tokyo sky tree. Aunque no estará acabado hasta el 2012, ya es realmente alto (es la estructura más alta de Japón ya) y alcanzará los 634 metros.

Zona de rascacielos de Shinjuku

Zona de rascacielos de Shinjuku

Para acabar con el paseo, nos hemos adentrado en Kabukicho, la zona chunga de Shinjuku. Mucho local de dudosa reputación, aunque una visita al Don Quijote (centro comercial a lo mercadillo) era obligatoria. También hemos pasado al lado de un neko-café, en los que puedes tomarte algo mientras juegas y acaricias a gatitos, pero hemos dejado la experiencia para otro momento ;)

Día 17: Kamakura

Aprovechamos los pocos días que nos quedan del Japan Rail Pass haciendo excursiones desde Tokyo y hoy tocaba Kamakura!

Nada más llegar echamos un ojo a los templos que hay cercanos a la estación de Kita-Kamakura, pero no nos convencen demasiado, así que rápidamente ponemos rumbo hacia la ruta del Daibutsu, que son unos 3 km de sendero a través del bosque mientras se pasa de camino por varios santuarios, muy bonito, pero bastante agotador xD

Zeniarai-benten

El sendero acaba prácticamente a los pies del Daibutsu de Kamakura, la segunda mayor imagen de Buda de Japón.

Daibutsu

Y para finalizar nuestra excursión fuimos al Hase-dera, otro templo con una estatua de Kannon espectacular, lamentablemente no pudimos echar foto porque no dejaban. Es un templo algo impactante, ya que las estatuas en miniatura que aparecen en la foto (que había muchas más) fueron colocadas por mujeres que perdieron a sus hijos tras sufir un aborto :(

Hase-dera

Y para finalizar el día… nos fuimos otra vez a Akihabara! :D

Día 16: de Kyoto a Tokyo

Viajamos por la mañana de Kyoto a Tokyo en Shinkansen. Durante el trayecto pudimos ver el Fuji-san desde el tren porque hacía un día estupendo :)

Llegamos a la estación de Tokyo en plena hora punta (toda una experiencia!) y nos fuimos directamente hacia Ueno, donde tenemos el hotel. El resto de la tarde lo pasamos en Akihabara viendo guitarras en la “calle musical”. Poco puedo decir que no se haya dicho antes de Akihabara, así que os dejo con unas fotos ;)

Dia 15: Sudeste de Kyoto

Ayer fue un día bastante “destroyer”, así que hoy nos lo tomamos más con la calma.

Vamos a ver los últimos templos que nos quedan de Kyoto, ya que hoy es el último día que estamos por aquí.

Cogemos el tren para acercarnos al Fushimi-Inari Taisha, un complejo formado por 5 santuarios y que es famoso por su sendero de 4 km por la montaña flanqueado por torii rojas. Nos costó pero podemos decir que hicimos todo el camino ^^ (al menos el principal…).

Fushimi-Inari Taisha

Además nos encontramos con un grupo de hombres que estaban engalanando unos camiones, suponemos que para hacer alguna especie de procesión.

Procesión

Continuamos nuestro camino hacia Uji, para ir a ver el Byodo-in, un templo budista cuya imagen sale en la moneda de 10 yenes. A pesar de que las fotos no son lo mejor, el templo se veía perfectamente desde fuera, así que ni siquiera entramos.

Byodo-in

Y acabamos con Kyoto! Mañana nos marchamos ya hacia Tokyo ^^

Dia 14: Nara + Osaka

Amaneció el día con un sol increible (aún flipamos con los cambios de tiempo de Japón, tan pronto llueve como sale el sol, te mueres de frio o te asas de calor…) así que aprovechamos para poner rumbo a Nara, la que fuera la primera capital de Japón.

Prácticamente todos los puntos importantes están dentro del parque de Nara, donde los ciervos campan a sus anchas como en Miyajima.

Empezamos nuestra ruta por el templo Kofuku-ji, que antiguamente tenía 157 edificios, pero actualmente solo quedan una docena en pie. Tiene dos pagodas de 3 y 5 plantas, esta última es la segunda más alta de Japón por detrás de To-ji.

Kofuku-ji

Seguimos hacia Todai-ji, su Daibutsu-den (sala del gran Buda) es el edificio más grande de madera del mundo y sorprendentemente, la estructura actual ocupa solo dos tercios del edificio original, ya que se tuvo que reconstruir. Sin palabras, creo que es una de las cosas más impresionantes que hemos visto en nuestro viaje por tierras japonesas. Las fotos no le hacen ninguna justicia.

Todai-ji

Continuamos por el parque y llegamos a Nigatsu-do, un templo desde el que se tienen unas vistas espectaculares de Nara y que nos recuerda mucho al Kiyomizu-dera de Kyoto.

Nigatsu-do

Más adelante nos encontramos con el Kasuga-taisha. El santuario en sí no tiene mucho, pero sus alrededores están sembrados de cientos de farolillos.

Cuando poníamos rumbo a la estación nos encontramos con una muchedumbre realizando no sabíamos bien que tipo de ritual budista así que nos quedamos mirando, pero la gente empezó a decirnos que participaramos así que como buenos turistas eso hicimos :D

Resulta que cada persona debía coger una de cubo que contenía peces (vivos claro!) que previamente habían sido cogidos de una especie de piscina artificial. Bajabamos una escalera hasta llegar a un lago que había cerca y después de que los monjes rezaran, debíamos echar los peces al agua. Una manera bastante curiosa de repoblar la charca :P

Después continuamos nuestro camino hacia la estación para poner rumbo a Osaka para ver lo que nos quedaba de esta ciudad.

Fuimos directos al castillo de Osaka, donde todos sus habitantes se habían puesto de acuerdo para pasar ese día. Era bastante divertido ver la cantidad de grupos de gente joven que había bailando para-para.

Osaka-jo

Nuestra siguiente parada era el edificio celeste de Umeda. Desde su mirador pudimos ver como se ponía el sol en la ciudad y todos los neones se iban encendiendo.

Edificio celeste de Umeda

Vistas desde el edificio celeste de Umeda

Una vez de noche nos dirigimos a Dotombori, zona de Osaka conocida por su fiesta nocturna, para variar, lucecitas y sonidos por todas partes. Desde el puente Ebisu-bashi se podían apreciar unas vistas del rio que se asemejaban mucho a las escenas de Blade Runner.

Dotombori

Eran ya las 10 y pico de la noche, así que decidimos irnos para casa, desgraciadamente, no sabiamos que los Shinkansen a esa hora ya no pasaban, por suerte pudimos pillar un tren local que se dirigia a Kyoto… menos mal! Conseguimos llegar al albergue a las 12 de la noche!

Dia 13: Arashiyama

Primero, antes de hablar sobre este día, queremos deciros que nos merecemos un aplauso, porque por fin nos hemos puesto al día con el blog! Oeoeoeoe! Eso significa que lo que estamos escribiendo ahora es justo lo que hemos hecho hoy ^^.

Ayer miramos la meteo y vimos que hoy iba a hacer un día bastante malo, ya que a partir de las 12 o así se iba a poner a llover, por lo que descartamos ir a Nara y nos fuimos a una zona de Kyoto que aún no hemos visitado: Arashiyama.

Cojimos el JR para llegar a esta zona y visitar en primer lugar el Tenryu-ji, uno de los templos más importantes de la escuela zen Rinzai. Fue bastante curioso el hecho de que te hagan pagar entrada para ver el jardín y otra para ver el templo, y sin embargo el templo se pueda ver perfectamente desde el jardín porque las pasarelas son al aire libre xD

Tenryu-ji

El jardín como siempre precioso, tenían varios caminitos por la ladera de la montaña que hacían que pudieras dejar atrás durante un rato el gentío. Desgraciadamente el día no acompañaba, así que quedó un poco deslucido.

Al salir del jardín nos encontramos con el bosque de bambú, que es lo que más nos ha sorprendido de este día.

Bosque de bambu

Luego nos fuimos a ver el río Oi y el puente que lo atraviesa, el Togetsukyo.

Togetsukyo

En esta zona hay algunos templos más, aunque tampoco demasiado remarcables, de todas formas no pudimos ir a investigar porque lamentablemente el día se empezó a poner peor (eran las 12 clavadas!) así que tuvimos que decir adiós a esta zona.

Y aquí estamos ahora mismo, en el albergue, descansando, viendo la lluvia caer y recobrando fuerzas para estos dos últimos días que nos quedan por la zona de Kyoto.

Dia 12: Norte de Higashiyama

Nos levantamos temprano para coger un autobús que nos acerque a Gingaku-ji, conocido como el “Pabellón de Plata” (se llama así porque pretendían forrarlo de plata, pero nunca se llevó a cabo el proyecto). El templo en sí no tiene mucho, es indéntico al Kinkaku-ji pero sin estar forrado de oro. Lo mejor es pasearse por el jardín, ya que hay un camino que va por la ladera de la montaña.

Gingaku-ji

Después vamos a nuestro siguiente destino por el Tetsugaku-no-michi (El camino de la filosofía). Es un camino que discurre al lado de una canal con cerezos y que teoricamente esta alejado del tráfico. La verdad es que nos esperábamos que fuera por la montaña y la realidad es que a lado y lado del paseo hay tiendas de comida y de souvenirs, así que muy filosófico no es. Para acabar de rematarlo, aquí el Sakura se está acabando (no sabemos si es porque ya le toca o por la lluvia que cayó hace un par de días, pero los árboles se han quedado casi sin flores :( ) Así que no nos impresionó demasiado…

Camino de la filosofia

Por una calle lateral al camino de la filosofia pudimos ver el templo Honen-in, que por suerte, este sí que está apartado del tráfico y te invita a filosofar!

Llegamos a Nanzen-ji y nos damos una vuelta para ver todo el recinto. Nos sorprendemos porque hay una acueducto de ladrillo rojo en mitad del recinto xD Intentamos buscar uno de los templos menores, pero no tenemos éxito… (ahora leyendo la guía me parece que nos fuimos en la dirección incorrecta :$)

Ponemos rumbo a Heian-jingu. Una Torii de acero pintada de rojo hace de entrada a este conjunto de santuarios (también todos pintados de rojo, of course). Los santuarios son muy bonitos, pero la guinda es el jardín (por supuesto hay que pagar entrada… grgrgr). Había varios lagos y sobre el principal había un puente de estilo chino.

Heian-jingu

Como esta zona ya nos la habíamos acabado decidimos poner rumbo a To-ji, otro recinto con un par de templos y la pagoda más alta de Japón (está cerca de la estación de Kyoto). Para variar hay que pagar para entrar en el recinto principal, pero por suerte desde fuera ya se pueden ver bien los templos y la pagoda.

To-ji

Con esto decidimos acabar el día, porque ya estábamos bastante KO!

Día 11: Noroeste de Kyoto

Nos levantamos pronto para llegar a Kinkaku-ji, el más famoso de los cinco templos zen principales de Kyoto, más conocido por el nombre del “Templo del Pabellón Dorado”. El templo está recubierto de pan de oro puro, pero no fue hasta el año 1955 cuando tras varios incendios y reconstrucciones, se decidió recubrirlo con láminas de oro.

Kinkaku-ji

Kinkaku-ji

Después nos acercamos a uno de los jardines Zen más famosos de Japón, en el templo Ryoan-ji.

Ryoan-ji

Ryoan-ji

Medio en broma, nos decíamos a nosotros mismos que el haber pagado 500yenes por contemplar este jardín nos había revitalizado por dentro…

Siguiendo con la ruta de templos, nos acercamos a Ninna-ji, declarado patrimonio de la UNESCO, templo budista que también fue reconstruído en varias ocasiones y donde en el pasado los hijos del emperador acostumbraban a veranear.

Tras pasearnos por el jardín del palacio, quisimos entrar en otros edificios del recinto, pero para nuestra sorpresa, la entrada que habíamos comprado no era suficiente, así que nos rebelamos y les mandamos amablemente en nuestro mejor español “a la mierda”.

Tras varios días por Kyoto y haber visitado ya otras ciudades de Japón, estamos algo desilusionados con el hecho de tener que pagar por entrar a cualquier recinto y que luego esté repleto de tiendas de souvenirs y máquinas de vending…

Salón de Ninna-ji

Salón de Ninna-ji

Más tarde también visitamos el complejo de templos Myoshin-ji, Daitoku-ji y Shimogamo-jinja. De los dos primeros, son recintos con casas privadas y templos a gogo. Nos dió la sensación de que todo era algo elitista y snob…lo primero que me vino a la cabeza es “estamos en Pedralbes” :D

Sobre Shimogamo-jinja, se trata de un santuario shinto al que se accede después de un pequeño paseo si se viene desde el sur en dirección norte, muy colorido, tranquilo y acogedor.

Para desquitarnos un poco de tanto templo, nos metimos en un karaoke…Para llegar había que tomar un ascensor muy al estilo del “Musicòdrom” de Barcelona (useasé, ascensor chungo chungo :P ), pero en el que tenían más de 5 canciones de Children of Bodom, así que compensó con creces cualquier punto negativo :D (Los vídeos y fotos de este triste momento nunca serán de dominio público!).

Día 10: Sur de Higashiyama y más

La ruta del día empezó en Sanjusangen-do, un templo con 1000 estatuas de Kannon (Kuan Yin, la bodhisattva de la compasión). La foto de más abajo no es nuestra puesto que en el templo te advertían de que revisarían tu cámara al salir…

Más tarde, nos dirigimos hacia Kiyomizu-dera, un templo budista cuya sala principal es famosa por tener una terraza que sobresale de la ladera sustentada por pilares.

Entrada a Kiyomizu-dera

Entrada a Kiyomizu-dera

Terraza de Kiyomizu-dera

Terraza de Kiyomizu-dera

Ya bajando del templo y callejeando, tuvimos la suerte de encontrarnos con dos maiko :D

Maiko

Más tarde, nos pasamos por el templo de Kodai-ji, el parque de Maruyama-koen y nos acercamos al templo de Chion-in, templo que posee la mayor campana de todo Japón y que en la celebración del año nuevo necesita 17 monjes para hacerla sonar!

Chion-in

Chion-in

De bajada al barrio de Gion, nos pasamos también por el santuario de Yasaka-jinja. Sobre el barrio de Gion, hay que reconocer que tiene algunos rincones poco concurridos y con mucho encanto, pero en general está bastante concurrido por turistas y repleto de tiendas de souvenirs (muy caros, añadimos).

Ya estábamos rendidos, así que hicimos un alto en el camino comiendo un bol de arroz con carne y cebolla por sólo 230 yenes por cabeza :D

Nuestro siguiente objetivo fue el palacio imperial de Kyoto y sus jardines. El paseo estuvo muy bien, pero desmereció el no poder ver ni un ápice del palacio por las altas murallas que lo rodean.

Para acabar con el día, nos dirigimos a Nijo-jo, castillo que mandó construir Ieyasu Tokugawa y en cuyo interior está el palacio de Ninomaru, uno de nuestros lugares favoritos de Kyoto.

Palacio de Ninomaru, Nijo-jo

Palacio de Ninomaru, Nijo-jo

Nos tomamos nuestro tiempo contemplando el palacio y paseando por sus jardines, un sitio encantador que cuesta creer que esté en el centro de Kyoto :)

Dia 9: Osaka

Tal y como habíamos visto en el pronóstico meteorologico el día de hoy amanece lloviendo, así que decidimos ir a Osaka de excursión, ya que es el destino en el que en principio nos afecta menos la lluvia.

Por la mañana decidimos ir al Acuario de esta ciudad, porque su tanque principal es el mayor del mundo y tienen ejemplares de tiburón ballena. Salimos con la idea de que nos lo esperábamos más impresionante, más que nada por todo lo que habíamos oido, pero hay que decir que no está nada mal y yo al menos volveria a ir :)

Tiburón ballena, acuario de Osaka

Cangrejos japoneses, acuario Osaka

Después nos fuimos en busca de la Den-den town, es una calle toda llena de tiendas frikis, con figuritas de manga, cartas de rol, cachivaches electrónicos actuales y del año de la picó. Nos costó muchisimo encontrarla, porque nadie nos entendía, desde que hemos llegado a Japón nos sentimos como los de la peli de “Lost in Translation”. Acabamos perdidos en medio de un mercado dónde vendían pescado, muebles y verduras extrañas.

Decidimos ir a comer, y nos metimos en un sitio en el que tienes que escoger lo que quieres comer de una maquinita de vending, te sale el tiket, te sientas en la mesa y en seguida viene una camarera con un vaso de agua (que por cierto, es gratis, creo que sólo en españa se paga por el agua ¬¬), te coge el ticket y al cabo de poco tienes tu plato delante tuyo. Evidentemente todo lo que pidáis lleva arroz, otra cosa es que no lo veáis a simple vista, pero esta, escarbad un poco en ese suculento bol de carne que os habéis pedido y ya veréis.

Finalmente conseguimos encontrar la Den-den town y nos pasamos el resto de la tarde arriba y abajo paseando curioseando. Finalmente cayó una figurita del Vegeta Ozaru :)

Den-den town

El tiempo empezó a empeorar así que como ya era tarde decidimos volvernos para el albergue y dejar el resto de cosas que nos faltan de Osaka para otro día (eso espero xD).