Día 28: La vuelta…sayonara

Cogemos el tren en dirección al aeropuerto de Narita y nos despedimos de Japón con mucha pena. Estamos con ganas de volver a ver a los nuestros y dormir en nuestra cama, pero a la vez tristes después de haber sentido en persona todo esto. Un mes nos ha dado para mucho: para vivir los lawson, caminar por Shibuya, coger el metro en hora punta, no saber en qué cola para coger el shinkansen esperar, perdernos en las plantas de edificios de figuritas y merchandising, ver revistas con niñas en bikini, bañarnos en un onsen, intentar comunicarnos con una pareja de adorables ancianos, toparnos con dos maiko…

La gente es encantadora y tímida, los trenes son puntuales, las chicas se maquillan en cualquier parte y los chicos se acicalan, el ruido del pachinco, los lavabos con “chorrito” y la tapa caliente…

Escribo todo ésto tras más de 20 horas de viaje y con un jet lag del carajo…¡quiero volver y lo haré!

Eso sí, Totoro se ha venido conmigo mwahahahahaha! :D

Día 27: Asakusa, Shibuya y Shinjuku

Es nuestro último día “útil” en tierras niponas pues el siguiente estaremos intentando volver a casa, así que qué mejor forma de despedirnos que pasear por nuestras zonas favoritas de Tokyo: Shibuya y Shinjuku. Pero antes, parada obligada en la zona de Asakusa para ver el templo de Senso-ji.

Senso-ji

Senso-ji

Como ya nos ha pasado en alguna otra ocasión, están haciendo actualmente obras de rehabilitación en el templo :( Una lástima, aunque había un ambiente estupendo por la zona, coincidiendo que ya estábamos de lleno en la Golden week.

Mercado antes de llegar a Senso-ji

Mercado antes de llegar a Senso-ji

Tras un paseo, a Shibuya! Nuestro local de sushi preferido nos estaba esperando para ofrecernos el último homenaje…Creo que no volveré a saborear un kohadanosushi (sushi de sardina) como ése…¿Y cómo siguió la tarde/noche? Pues en el karaoke y más tarde por Shinjuku pues todavía no nos habíamos pasado por el Godz, un bar con música heavy-metal. Estuvimos charlando un rato con los dueños mientras tomábamos algo junto a parroquianos. Lo mejor sin duda poder pedirles música y poder ver vídeos en el pedazo de pantalla ;)

Shinjuku

Shinjuku

Día 26: Roppongi Hills, Tokyo Midtown y Torre de Tokyo

El penúltimo día de nuestro periplo lo dedicamos para pasear por la zona de Roppongi. El primer destino es la micro-ciudad Roppongi Hills. Se trata de un espacio de oficinas, jardines y centro comercial con tiendas de lujo en su mayoría. Se llega mediante la Ginza line y en la parada de Roppongi una de las salidas es la propia Roppongi Hills.

Roppongi Hills, Main building

Roppongi Hills, Mori Tower

Roppongi Hills Arena

Roppongi Hills Arena

Decidimos no subir al mirador del museo de arte Mori puesto que ya teníamos pensado subir a la torre de Tokyo y este mirador es algo caro. Es un buen sitio para pasear, pero me quedo con la Araña madre de Bourgeois:

Araña de L. Bourgeois

Araña de L. Bourgeois

Muy cerca de Roppongi Hills se encuentra otro mega-complejo, la competencia Tokyo Midtown. El concepto es similar: oficinas, jardines y centro comercial con incluso supermercado para perros (peluquería canina, prendas para vestir a la mascota…).

Tokyo Midtown

Tokyo Midtown

Como curiosidad, las oficinas de Konami están en uno de los edificios de Tokyo Midtown.

Nuestro siguiente destino fue la Torre de Tokyo y el templo de Zojoji, que está a unos pasos desde la torre. El paseo por el templo fue bastante agradable y nos sirvió para hacer tiempo para subir a la torre algo más tarde y poder ver el atardecer desde lo alto ;)

Templo de Zojoji

Templo de Zojoji

Una vez llegados a la Torre de Tokyo, ya pudimos percibir todo el ajetreo de turistas por la zona. Tras esquivar a gente promocionando algo de Michael Jackson, compramos nuestro ticket y subimos hacia el mirador central en un ascensor con exceso de ocupantes :P

Carpas en los alrededores de la Torre

Carpas en los alrededores de la Torre

La Torre de Tokyo es una réplica de la Torre Eiffel de París, aunque algo más alta (unos 8 metros más alta) y más liviana en su construcción. Nos llamó la atención la sensación que teníamos de que era más baja que la de París, quizá porque la rodean edificios más altos en comparación con la francesa.

Torre de Tokyo

Torre de Tokyo

Es en este primer mirador donde hay abiertas algunas ventanas en el suelo de la torre y te puedes asomar hacia abajo, bastante impresionante (fijaos en las carpas!):

Pero sin lugar a dudas, lo mejor estaba por llegar. Hay que comprar otro ticket hacia el mirador más alto y tuvimos que esperar unos 50 minutos, pero mereció la pena pues las vistas eran sublimes (click en las imágenes para ampliar):

Atardecer desde la Torre de Tokyo

Atardecer desde la Torre de Tokyo

Nos despedimos de la Torre con un muy buen sabor de boca y habiendo disfrutado de unas de las mejores vistas de la ciudad ya que el tiempo había acompañado :D